Foros de discusión Foros de la Plataforma por una Vivienda Digna
www.viviendadigna.org/foros
Foros abiertos al público para el debate sobre el derecho y la política de vivienda, la economía, etc.
La organización no se responsabiliza, ni avala los comentarios que se hacen libremente en este foro
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

La corrupción de burbuja inmobiliaria s la punta del iceberg

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro general de la Plataforma
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
nene



Registrado: 22 May 2006
Mensajes: 1207

MensajePublicado: Lun Oct 31, 2011 2:27 pm    Asunto: La corrupción de burbuja inmobiliaria s la punta del iceberg Responder citando

“La corrupción de la burbuja inmobiliaria es la punta del iceberg. En la base de todo está la oligarquía de origen franquista”

Una de las películas más terroríficas de este año se titula The inside job. No salen zombies, ni monstruos alienígenas, ni asesinos en serie. Sus protagonistas son los causantes de la crisis económica mundial, con sus nombres y apellidos, con sus cuentas blindadas, sus puestos de privilegio y su condición de intocables. Bajo un prisma similar, tan crítico como cargado de conciencia social, el arquitecto y urbanista, Manuel Angel González Fustegueras, ha abordado su personal radiografía del estallido de la burbuja inmobiliaria en nuestro país, aunque no en formato de documental cinematográfico, sino en forma de lección inaugural para el curso académico en la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación. Las conclusiones principales de su análisis derivan hacia el carácter predecible de todo lo ocurrido, hacia la culpabilidad de las altas esferas económicas del poder y hacia un pesimismo inevitable a la hora de atisbar alguna forma de encontrar la luz al final del túnel en medio de la oscuridad.

Para Fustegueras, la burbuja lo era, sobre todo, de carácter especulativo y su pinchazo ha generado una crisis “sin precedentes”. Una burbuja dominada por el urbanismo salvaje, la cultura del pelotazo y un modelo imperante en toda la geografía española.

“La crisis actual es la consecuencia del modelo de crecimiento desequilibrado e insostenible sobre el que se ha sustentado una larga etapa de expansión iniciada en la década de los noventa. Crecimiento impulsado por una demanda nacional que crecía a ritmo febril, por encima de las propias rentas y apoyadas por unas facilidades crediticias que partían de unos tipos de interés sin precedentes en nuestro país a raíz de nuestra entrada en el euro”.

Como explicó, “el fenómeno se desarrolla entre 1998 y 2007 y tuvo dos causas fundamentales: el inconmensurable número de viviendas ofrecidas y, dos, su precio, que llegó hasta valores irracionales”.

Al incremento de precios, unido a la demanda natural, apareció otro fenómeno, el de la especulación. “La gente empezó a comprar viviendas no para vivir en ellas, sino para venderlas después a un precio superior y obtener un beneficio; era todo un negocio para muchos ciudadanos”, prosiguió.

Esta compra masiva de viviendas provocó dos efectos: la constante subida de precios de las viviendas, “que animó a los compradores a darse prisa por comprar para después vender lo comprado a un precio superior siguendo los movimientos especulativos. Y que los costes de producción estuviesen muy por debajo de los costes medios de venta, con lo que los beneficios eran encandiladores, lo que llevó a construir mucho más de lo necesario o de lo que se hubiera hecho si no existiesen esos modelos especulativos. Además, las entidades financieras facilitaban todo tipo de créditos a cualquiera que se los pidiese”.

“De pronto despertamos del sueño. Empezó a producirse el efecto contrario. La demanda de vivienda caía y se hacía cada vez más difícil vender las viviendas”, explicó Fustegueras. Además, el BCE subió los tipos de interés y provocó una situación crítica para aquellas familias que habían solicitado un crédito al límite de sus posibilidades, lo que provoca los primeros impagos. “Esto dejó a los promotores en situación comprometida. Ya no había compradores, y eso provocó el cierre de numerosas empresas o la suspensión de pagos por las deudas con los bancos para financiar sus obras, y esto llevó a su vez al despido de los trabajadores y afectó a las cadenas de subcontratas”.

“¿Cómo hemos llegado aquí sin que nadie lo advirtiera? ¿Esta crisis era impredecible? Rotundamente, no. Es una de las crisis más predecibles de la historia”, aseveró en su discurso, basándose en los informes económicos existentes desde 2003. “El milagro económico español se sustentaba sobre unas bases muy débiles. Una parte importante de la actividad económica era transitoria, era un espejismo. La crisis no era imposible de prever, pero estábamos tan a gusto instalados en la prosperidad que no quisimos hacer caso de las advertencias. Vivíamos en la ficción, y eso en la economía supone un suicidio”. “Ahora -advirtió- nos toca hacer la digestión del empacho del ladrillo y el cemento: paro ingente; déficit del Estado; aumento de la tasa de morosidad de los créditos bancarios; desconfianza de los mercados internacionales hacia España; un problema ambiental; un problema social con desahucios a troche y moche”.

A la hora de buscar culpables, Fustegueras consideró que el problema político de la corrupción ligada al fenómeno inmobiliario es solo la “punta del iceberg de males mucho más extendidos y que vienen desde hace medio siglo, en pleno periodo franquista, y de una transición política que escondió a los críticos del sistema para reacomodar bajo una nueva estructura democrática a las élites del poder, que son las que siguen tomando las grandes decisiones y favoreciendo los grandes negocios de una oligarquía inmobiliaria constructiva”.

De cara al futuro se mostró pesimista, “porque para superar este modelo fracasado hace falta una firme voluntad política que hasta hoy no veo ni en los que gobiernan ni en los que aspiran a hacerlo”. Su fórmula para dar un giro a la situación: “la reutilización del stock de viviendas ya existentes y dar un uso más razonable de las mismas en beneficio de la comunidad”.

http://www.andaluciainformacion.es/portada/?a=200524&i=18&f=0
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro general de la Plataforma Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Powered by phpBB © 2001, 2008 phpBB Group