50% de vivienda de las costas es adquirida por extranjeros
La Razón - 21 de agosto de 2005
 
Un alemán requiere 5,2 salarios anuales para comprar una casa mientras un español necesita 7. Cada vez más turistas extranjeros optan por comprar su segunda residencia en la costa española. Este colectivo compran ya el 50 por ciento de la vivienda turística existente. Les resulta mucho más barata que en su país de origen.

La costa española es el destino preferido para los turistas extranjeros que pasan sus vacaciones en la penísula. La mayoría de los que vienen a España se alojan en hoteles, pero en los últimos años hay una nueva tendencia. Cada vez más los extranjeros optan por pasar sus vacaciones en un alojamiento no hotelero. En concreto, hasta julio este tipo de alojamiento se incrementó un 8,7% mientras que los alojados en hoteles aumentan un ligero 4,7%. Junto a este nuevo comportamiento hay que añadir que la inclinación creciente de los extranjeros por comprar una vivienda en nuestro país. Así, las cifras revelan que el 50% de las compras de vivienda turística se realizada ya por este colectivo.

Según Asprima, la patronal de los promotores inmobiliarios, las estimaciones de demanda de vivienda secundaria entre 2005 y 2010 tendrá una media de crecimiento anual de cerca de 72.000 viviendas (48%) por parte del comprador nacional y de 77.000 (51%) por parte del extranjero.

INVERSIÓN BARATA

Uno de los motivos para que un extranjero adquiera una segunda residencia en el litoral español es que en comparación con el resto de los países todavía le resulta más barato comprar aquí. Tanto en Alemania como en el Reino Unido el coste, en términos de salarios. de comprar una vivienda en su propio país es mucho más elevado.

En 1998, una vivienda media en la costa representaba el equivalente a 2,8 veces el ingreso medio de un hogar alemán y en 2003 ese ratio había aumentado hasta 5,2 salarios anuales. Sin embargo, un español necesita más de siete sueldos para acceder a una vivienda.

También influye la confianza que para los extranjeros ha creado la inversión inmobiliaria y el gusto por el modo de vivienda español. La cifra de turistas residenciales ronda los 2 millones de personas.

En la actualidad, la inversión realizada por los extranjeros en el sector inmobiliario supera los 6,6 millones de euros, algo más del 1% del PIB, y representa más del 40 por ciento del total de inversión directa que se hace en España, según datos del Banco de España.

Los europeos son los ciudadanos que compran vivienda en la costa española. Entre ellos los británicos, alemanes y franceses, ocupan los primeros puestos, ya que precisamente son nuestro principal mercado emisor.

Reino Unido y Alemania son los principales compradores y suponen el 30% y el 16% respectivamente, del parque total de viviendas secundarias en manos de extranjeros. Francia registra el 17 %, Holanda el 3% e Italia el 3%.

En los últimos tiempos también los ciudadanos de los países nórdicos han comenzado a demostrar su interés por tener una segunda vivienda en España, impulsado por las horas de sol de las que aquí pueden disfrutar.

El 56% de la vivienda secundaria se concentra en la costa mediterránea. La Comunidad Valenciana, Andalucía y Cataluña son las que cuentan con mayores porcentajes, concentrando las dos primeras el 60 por ciento de la oferta de viviendas de uso turístico.

Las previsiones, según un estudio «Promoción inmobiliaria en la costa» de la consultora DBK, es que tras los fuertes crecimientos registrados en los últimos años, se moderará el número de viviendas vendidas en las zonas de costa, en un escenario en el que los precios no paran de crecer.

La demanda, sin embargo, continuará siendo positiva gracias al mantenimiento de los bajos tipos de interés, la ampliación de los periodos de amortización de los préstamos hipotecarios, y la mejor calidad y más servicios que ofrecen el sector residencial.

La asociación «Live in Spain» maneja una previsión de compra por aprte de extranejros para los cinco próximos años de 320.000 viviendas solamente en la Costa Blanca.

Debido a la saturación de algunas zonas turísticas, los complejos inmobiliarios del Mediterráneo se están comenzando a construir en «segunda línea de playa» es decir, hacia el interior, por lo que tienden a ofrecer más instalaciones al turista para compensar la distancia hasta el mar.

Las previsiones aseguran que continuará esta tendencia de desplazamiento de la actividad. La aparición de destinos competidores en el arco mediterráneo, la todavía buena relación calidad precio ejercerán de imán para los europeos, que demandarán tanto viviendas vacacionales como residenciales para cuando alcancen la edad de jubilación.

Según los datos de visados del Ministerio de Fomento, en los cuatro primeros meses del año, en las provincias del litoral mediterráneo, Balerares y Canarias, se habían construido 87.000 nuevas viviendas, mientras que el número de plazas hoteleras abiertas en el litoral superaba en 25.000 las de los mismos meses del año 2004.

enlace a la noticia

 
NOTA: Si crees interesante esta noticia, colabora con su difusión copiando este link y pegándolo en otros foros y blogs:
http://www.viviendadigna.org/?ver_noticia.php?id=1498
 
COMENTA ESTA NOTICIA
 
Nombre/Nick:
  Clave:
(opcional, para usuarios
 registrados en el foro)
Comentario:
 
Introduzca los caracteres de la imagen: Captcha
 
 
ENVÍA ESTA NOTICIA A UN AMIGO
 
Tu email:
  Email de tu amigo:
 
 
 

© 2003-2019. Plataforma por una Vivienda Digna