Cataluņa quiere acabar con los pisos desocupados
La Vanguardia (Cataluña) - 25 de octubre de 2005
 
Ciertas viviendas que no cumplan la función social podrán ser expropiadas. Milā regulará la sobreocupación para perseguir la práctica de los 'pisos patera'

La Generalitat quiere facilitar el acceso de los ciudadanos a la vivienda y para ello, además de incrementar los recursos destinados a aumentar la oferta de pisos de protección oficial, fomentará con todas las medidas a su alcance la salida al mercado de pisos vacíos y desocupados. Incluso con el recurso a la expropiación de algunos de estos pisos en casos extremos de zonas con una elevada necesidad social. Una nueva ley establecerá también los límites de ocupación de una vivienda y las condiciones mínimas para ser considerada habitable para perseguir así casos de sobreocupación o los llamados pisos patera. Además, fijará el deber de los propietarios de conservar en buen estado los inmuebles, con ayudas públicas incluidas, para evitar la degradación del parque de viviendas. Estos son algunos de los puntos que destacan del borrador de anteproyecto de la ley de derecho a la vivienda en Catalunya, que ayer presentó en Barcelona el conseller de Medi Ambient i Habitatge, Salvador Milā, ante responsables del sector público y privado de la promoción, la construcción y la mediación de viviendas. El texto parte de la base de que "el ejercicio del derecho a la propiedad debe cumplir su función social". La Administración puede actuar contra los incumplimientos de esta misión, que en el caso de la vivienda, incluye los siguientes: la falta de conservación de los edificios; la desocupación permanente de un piso; la sobreocupación; la explotación de inmuebles que no cumplen mínimos de habitabilidad; o varios malos usos de pisos de protección oficial. Para todos estos casos se creará un "registro de viviendas que no cumplen la función social". Las que queden incorporadas podrán ser expropiadas por la Administración. Milā insistió en que en ningún caso se trata de realizar "expropiaciones generalizadas", sino de utilizar esta medida en último extremo, y tras haber ofrecido a los propietarios ayudas para el fomento del alquiler, incluido el pago garantizado de una renta por parte de la Generalitat, o utilizar otros mecanismos "de carácter fiscal" para incentivar la ocupación de los pisos y "penalizar la desocupación injustificada". La nueva ley creará también un registro único de solicitantes de vivienda protegida en Catalunya y se primará el sistema de sorteo para otorgarlas, con el objetivo de evitar la creación de guetos. El conseller situó como uno de los objetivos de esta legislación la obligación de todos los municipios o ámbitos supramunicipales de Catalunya de disponer, en 20 años, de vivienda de uso social equivalente al 15% del parque de pisos existentes. Actualmente es el 7%.

APOYO POLÍTICO

La presentación del texto fue también un acto de apoyo político al conseller, incluido entre las posibles bajas del Govern. Asistieron al acto el vicepresidente de ICV, Jordi Guillot; el coordinador de EUIA, Jordi Miralles; el portavoz parlamentario de ICV, Joan Boada, y la plana mayor de la conselleria.

enlace a la noticia

 
NOTA: Si crees interesante esta noticia, colabora con su difusión copiando este link y pegándolo en otros foros y blogs:
http://www.viviendadigna.org/?ver_noticia.php?id=1903
 
COMENTA ESTA NOTICIA
 
Nombre/Nick:
  Clave:
(opcional, para usuarios
 registrados en el foro)
Comentario:
 
Introduzca los caracteres de la imagen: Captcha
 
 
ENVÍA ESTA NOTICIA A UN AMIGO
 
Tu email:
  Email de tu amigo:
 
 
 

© 2003-2020. Plataforma por una Vivienda Digna